Canfranc: La estación del silencio

En 1904 se alberga un titánico proyecto de unir las tierras de Aragón y Francia atravesando los pirineos, para ello se construiría una linea ferroviaria  de Zaragoza a Pau, el punto que serviría para unir estas dos ciudades con un ancho de vías estatal diferente (ibérico es 1668 mm 233 mm superior al francés) sería un pueblecito llamado Canfranc; Su estación un ejemplo de la arquitectura palacial francesa del siglo XIX de 241 metros de longitud, se impone en un valle rodeado de gigantescas montañas. El proyecto dura hasta hasta 1915 las obras del túnel, y desde 1923 hasta 1928 lo que sería la estación.

DSC01847

EL viajero que se acerca a través de los caminos y los valles del pirineo con sus pueblos románicos, en los que no ha pasado el tiempo, se encuentra la majestuosidad de un palacio francés, perdido en mitad de la montaña en un paisaje que recuerda a los cuentos que leíamos de pequeños y mayores.

La estación se convierte en un bullicio de pasajeros y de materiales que se pierden a través de las montañas, que une los pueblos de Europa con los de la península, hasta que en 1931, un importante incendio casi consigue destruir la estación de los pirineos. Pero vayamos al punto más misterioso de la historia. Una guerra civil sacude el estado español, los aragoneses divididos en los dos bandos se enfrentan, republicanos contra fascistas. Estos últimos controlan la estación, que es tapiada en lo que dura la contienda para que el bando republicano no reciba a través del túnel ayuda del exterior.

DSC01835

Esto es así hasta que en la segunda guerra mundial, la parte francesa es controlada por el ejército nazi. Y cientos de trenes de wolframio salen de la estación hacía Alemania, mientras que otros llegaron con toneladas de oro, procedente de Suiza (Y posiblemente de los campos de concentración nazis). Alemania controla la aduana internacional de Canfranc, mientras oficiales de la Gestapo residen en la estación. Un lugar propicio para las tramas de espías de uno y otro bando, fugitivos que huían del genocidio nazi, judíos, republicanos, espías ingleses y un sinfín de historias que esconde la ahora vacía estación internacional, hasta que bajo la presión del gobierno estadounidense, que amenazó con un bloqueo al gobierno franquista, este cierra la frontera.

DSC01857

El cierre definitivo de la estación se produce en 1970 tras el derrumbe del puente L’Estanguet, por un tren de mercancias francés, marca con esto el inicio de su decadencia.

DSC01850

Durante las última década movimientos sociales en los dos lados de la frontera abogan por su reapertura, 1993, varios sindicatos y asociaciones de diversa índole (en defensa del ferrocarril y ecologistas) fundaron la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco). Esta entidad tiene como objetivo la reapertura de la línea internacional para mejorar las conexiones con Francia y la preservación del medio ambiente, promoviendo el ferrocarril frente al transporte por carretera. Crefco tiene una asociación homónima francesa, que trabaja en común y defiende las mismas posiciones: Comité pour la réoverture de la ligne Oloron-Canfranc (Creloc)wikipedia

DSC01848

 

En definitiva, Canfranc no solo es un tesoro y parte de la historía de Aragón si no que forma parte de la historia de la Humanidad, un lujo que no nos podemos permitir perder.

Fotografía: María @mariabarryord y Dalber @enreligada

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s